Barcelona y los índices de robo

Uno de los primeros síntomas de la descomposición social, es el incremento de las tasas de robo, y es algo a lo que los gobiernos deben prestar atención desde los diferentes frentes, ya sea económico, educativo y social.

Barcelona es una de las ciudades que se ha caracterizado por el aumento del hampa, y con él, el de sus víctimas, y lamentablemente no se están haciendo muchos esfuerzos por que las cifras disminuyan.

La delincuencia no se limita a esta ciudad, sino a sus inmediaciones, donde las provincias de Girona, Tarragona y otras sufren del mismo flagelo, lo que representa una amenaza para el desempeño de la actividad turística y de la calidad de vida de locales.

¿Es Barcelona una ciudad insegura?

Todas las ciudades son inseguras, entre las que se incluye Barcelona, aunque claramente sus tasas de delincuencia son menores en relación a otros lugares del mundo.

Teniendo en cuenta que se trata de una ciudad importante, Barcelona y otras provincias se encuentran en tercer lugar por la cantidad de robos perpetrados, en relación a Madrid que se encuentra en octavo lugar.

Barcelona es la segunda ciudad más poblada, lo que en cierto modo influye en que las cifras de delincuencia se encuentren por encima al del resto de las localidades.

No hay bienes ni recintos que se encuentren eximidos de ser robados en esta localidad, ubicándose en primer lugar los robos a domicilios, seguido de los robos de vehículos, y por último los robos a establecimientos comerciales.

Esto es un hecho sumamente alarmante, por lo que una reacción de los ciudadanos no debe hacerse esperar, para que las cifras de inseguridad no escalen a otras dimensiones.

Consecuencias del incremento de los robos

Es bien sabido que Barcelona depende de la actividad turística, por lo que cada año los visitantes eligen a esta hermosa ciudad para pasar vacaciones y momentos felices.

Cuando se generan estas actividades, que van en detrimento de la actividad turística, los temporadistas prefieren elegir destinos que no generen tanta incertidumbre, por lo que es imperante no dejar que la tasa de robos aumente en Barcelona.

Bien pudiésemos comparar a Barcelona con una casa. Para que los visitantes de la casa se sientan a gusto, ésta tiene que estar libre de suciedad e insectos, siendo estos los que evitan que la mencionada casa reciba visitas.

Al menos esa debe ser la premisa de los gobiernos, que es promover que Barcelona se encuentre libre de estos “insectos” indeseables, aunque la población ya se encuentra tomando las medidas que se encuentran a su alcance.

 

La buena noticia

La inseguridad en el ámbito doméstico, automotriz o comercial ha traído como consecuencia el surgimiento de nuevas cerrajerías, así como también la divulgación de contactos de cerrajeros en Barcelona a través de internet, a fin de ampliar la accesibilidad de estos.

La solicitud de estos profesionales se ha realizado de manera preventiva y correctiva, y resulta una medida complementaria a la labor policial, lo que debe suponer una barrera que frene los robos significativamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *